Filofobia: el terror a enamorarse

El miedo a sumergirse en relaciones afectivas llega a provocar ataques de pánico o pérdida de control


La idea de enamorarse de alguien no siempre es como un cuento de hadas. Hay a quienes les aterra el simple hecho de pensarlo. Este fenómeno es conocido como , proveniente del griego «filos» (amante/amado) y «phobia» (). Normalmente está relacionada con traumas o problemas relacionados con el en el pasado. Sin embargo, esta aversión puede llegar a ser crónica.

Evitar la chispa

No se trata del conocido «miedo al compromiso». La acepción va mucho más allá. Su origen involucra las dificultades de crear un vínculo al establecer una relación. Abrirse a alguien emocionalmente se vuelve imposible, queriendo estar totalmente solo en los aspectos más relacionados con la e influyendo completamente en la vida social de quien la padece. En los casos más ‘graves’, la persona filofóbica puede llegar a evitar, incluso, con compañeros de trabajo y hasta con familiares.

La popular química del amor altera los niveles hormonales, llegando a producir sorprendentes efectos. En contraposición, este miedo puede bloquear y anular hasta llegar al punto del aislamiento social.

Como todas las fobias, también presenta ciertos . Problemas para respirar, náuseas, taquicardias y hasta pérdida de control son algunos de los que se manifiestan cuando la persona se enfrenta ante el sujeto del que teme enamorarse. Por este motivo buscan entablar relaciones con personas que sean mucho más diferentes, tratando de evitar una posible chispa.

Filofobia: el terror a enamorarse

Romper barreras

Según una publicación de la web Psicología y Mente, los filofóbicos son personas que «viven relaciones sin compromiso, hablan poco de sí mismas, evitan mostrarse como son y ponen una barrera infranqueable para no sentirse vulnerables». Del mismo modo, «tienden a establecer relaciones simultáneas por el mismo miedo que tienen a ser abandonadas y sus relaciones son una montaña rusa de emociones con subidas y bajadas constantes».

La ayuda psicológica es 100% necesaria en estos casos, permitiendo establecer relaciones afectivas de una manera sana de cara al futuro. Exponerse al miedo, el o trabajar la seguridad en uno mismo son otras de las recomendaciones que se pueden seguir para dejar de tener miedo al amor.


¡Si te gusta, no dejes de compartir con tus amigos!

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *