Emanuela Orlandi sigue desaparecida desde el 22 de junio de 1983/ FOTO: EFE

Las tumbas donde buscaban a Emanuela Orlandi están vacías

Las autoridades abrieron este jueves dos tumbas del cementerio Teutónico del Vaticano tras seguir una pista anónima entregada a la familia, pero la decepción fue absoluta.


Este jueves, 11 de julio, se disipó la única pista que tenían sobre el caso de Emanuela Orlandi, tras abrir las tumbas de dos princesas alemana ubicadas en un cementerio en el interior del para comprobar si se encontraban los restos de la joven, hija de 15 años de un empleado desaparecida en 1983.

Publicidad

Laura Sgrò, abogada de la familia Orlandi, le explicó a los medios que las tumbas estaban vacías, tras asistir a la exhumación que había ordenado la fiscalía vaticana en la llamada “Tumba del Ángel”, en la que estaba enterrada la princesa Sofía von Hohenlohe, fallecida en 1836 y la adyacente, en la que estaba sepultada la princesa Carlotta Federica de Mecklenburgo, que murió en 1840.

Sgrò informó que el verano pasado habían recibieron una carta anónima con una foto de la tumba con la frase “Busque donde indica el ángel” y pidieron a la Secretaría de Estado vaticana que autorizase su apertura.

Sgró y el hermano de la joven desaparecida, Pietro Orlandi, mostraron su sorpresa y decepción al comprobar que las dos sepulturas estaban vacías y nadie, tampoco la familia de las dos princesas, estaba al corriente de dónde se encuentran los cuerpos.

Las tumbas donde buscaban a Emanuela Orlandi están vacías
Pietro, hermano de Orlandi, y la abogada de la familia, en el Vaticano/ FOTO: AFP

Resumen de los hechos

El 22 de junio de 1983, en , una joven de 15 años, llamada , desapareció sin dejar rastro.

Publicidad

Aquel día Emanuela acababa de terminar una clase de flauta y regresaba a su casa. Varios testigos la localizaron en la parada de autobús en la que, habitualmente, cogía el transporte para volver a su hogar pero, a partir de ahí, el más absoluto silencio.

No se sabe si se montó en el autobús, en otro vehículo o si decidió caminar. Simplemente se esfumó.

Pronto comenzaron las investigaciones, aunque en muchos casos persiguiendo rumores.

Después de 36  años de investigación por fin se tenía una pista fiable. Se trataba de una carta anónima con una única frase que decía: “Busque donde indica el ángel”, acompañado de una imagen de una estatua con representación celestial sobre una tumba.

Publicidad

La familia presentó las pruebas antes los responsables pertinentes, y el estado eclesiástico no tardó en ofrecer total disponibilidad en la investigación

La decisión se tomó para investigar uno de los sumarios abiertos tras la denuncia de la familia de la joven, que indicó el posible ocultamiento de su cadáver en este pequeño cementerio, afirmó en un comunicado.

Hay que señalar que una investigación privada consiguió confirmar que la losa que protege la tumba que señala la carta fue movida al menos una vez desde que fue colocada originalmente, además de confirmar que la estatua del ángel y la piedra que protege el enterramiento no se corresponden en fecha.

La idea era que, una vez abiertas las tumbas, se procediera a la catalogación y datación de los restos para, posteriormente, llevar a cabo una prueba de ADN para confirmar si los restos eran de la joven. sin embargo, no había nada.

Las tumbas donde buscaban a Emanuela Orlandi están vacías
Pietro, el hermano de Emanuela Orlandi, sostiene un cartel con su fotografía frente a la Plaza de San Pedro en Roma, Italia. 18 de diciembre de 2011/ FOTO: REUTERS/Stringer.

¡Si te gusta, no dejes de compartir con tus amigos!

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *