Elimina en 10 días las toxinas que consumiste en las festividades navideñas

¿Una de las primeras grandes metas es deshacerte de las libras ganadas en la temporada navideña? Gracias a este programa progresivo y detallado, eliminarás las toxinas día tras día, los kilos de más y recuperarás tu vitalidad


Después de los excesos, especialmente los de , gracias a las grasas, el azúcar y el alcohol, no sorprende, el aumento en el peso. En consecuencia, la urgencia es poner a descansar los órganos de digestión y eliminación, en particular el hígado y el estómago, los que más se llenan de exceso y .

Debemos reaccionar de inmediato siempre que el cuerpo recuerde su peso y metabolismo anteriores, dice la Dra. Armelle Marcilhacy, nutricionista. Si no se trata, este excedente será difícil de perder y puede aumentar en otras ocasiones.

Incluso, señaló que “sobre todo, esto requiere suspender el alcohol, los productos procesados ​​y los alimentos excesivamente salados, grasos y / o dulces, reducir los alimentos con almidón y controlar y elegir bien las grasas”, para obtener resultados éxitos y volver al peso anterior.

Una dieta rica en micronutrientes  acelera la eliminación y promueve la movilización de las reservas de : “La base de la dieta es frutas y especialmente las verduras de todo tipo, asociado con un buen hidratación”, recomienda Vanessa Gouyot, dietista-nutricionista. “Luego, complete con un poco de carne magra y pescado, legumbres y granos enteros en cantidades moderadas y un poco de aceite vegetal de colza, nueces y oliva”, agregó.

Sin embargo, aquí, te detallamos día tras día, tu programa para eliminar toxinas, aumentar tu metabolismo y perder peso sin pasar sin hambre ni fatiga.

Elimina en 10 días las toxinas que consumiste en las festividades navideñas

Día 1: aligero mi digestión

Después del exceso, los órganos del metabolismo energético, se encuentran repletos e inactivos y, al purificar tu plato haces que ellos se activen.

Por eso come solo cosas naturales. Los productos procesados ​​contienen aditivos, grasas saturadas y azúcares modificados que interfieren con la digestión.

Salir de la sal y el azúcar: El exceso de sal retrasa la eliminación de desechos al retener agua en los tejidos. En cuanto a los productos dulces, cansan al páncreas que se ve obligado a hiper-secretar insulina.

Los lípidos, especialmente aquellos saturados con origen animal, aumentan el trabajo del hígado. Deja a un lado las , mantequilla, carnes grasas, quesos, embutidos.

Almuerzo blanco y verde: comemos un trozo de carne blanca con vegetales verdes y un poco de almidón.

Cena ligera: Sin alimentos ricos en almidón, y pocos productos ricos en proteínas animales (carne, pescado).

Lo ideal es que no uses grasas a la hora de cocinar, que sea al vapor o natural.

Día 2: filtro las toxinas

El agua facilita el trabajo de los órganos inmunitarios (especialmente los riñones), evacua las toxinas solubles en agua, promueve el tránsito intestinal y adelgaza la sangre.

Bajo infusión continua: Lo ideal es hidratarse durante todo el día favoreciendo el agua, el té verde y las infusiones entre comidas, y agua rica en bicarbonatos en la mesa (Saint-Yorre, Vichy Célestins, Badoit, Salvetat…) en cantidad moderada (uno o dos vasos).

Las sopas sin almidones ni grasas, hidratan, remineralizan el organismo y, gracias a la asociación agua + fibra de los vegetales, estimulan la eliminación de residuos. Más bien por la noche, porque la comida es más ligera y podemos agregar caldo en el almuerzo.

El limón exprimido también es un valioso aliado contra las toxinas.  Consumir fresco y preferentemente por la mañana. Su ácido cítrico ayuda al hígado a procesar grasas y toxinas y regula el azúcar en la sangre. También contiene antioxidantes, incluida la vitamina C, que neutraliza las sustancias tóxicas.

Día 3: restablezco el equilibrio ácido-base

El exceso de productos animales contribuye a acidificar el organismo y conduce a una sobreproducción de ácido úrico. La parte vegetal se incrementa, con un efecto alcalinizante, en detrimento del animal acidificante.

Verduras en abundancia: En el almuerzo y la cena, sin restringirse porque son bajos en energía pero ricos en fibra, vitaminas y minerales. Contienen potasio en particular, con una acción cercana a los diuréticos en la eliminación urinaria de sodio y agua.

Dos frutas al día: También son diuréticos y remineralizadores. Pero como también son dulces, controlamos las cantidades (una = 150 g aproximadamente). El ácido cítrico en el limón se convierte en citrato en el estómago que contribuye a la alcalinización.

Las legumbres son ricas en proteínas y minerales y, sobre todo, en fibras que estimulan el tránsito y la eliminación de toxinas. Se introducen por la noche, reemplazando la carne o el pescado.

Día 4: calmo la inflamación

El desequilibrio ácido-base, el exceso de grasas saturadas, el azúcar y el alcohol promueven un estado inflamatorio favorable al aumento de peso.

Una cucharada de cúrcuma todos los días: Gracias a sus diferentes sustancias que actúan en sinergia, esta especia lucha activamente contra las condiciones inflamatorias. Podemos echarla en las verduras.

Una porción de pescado graso: Salmón, caballa, sardinas, arenque, trucha salmón… ¡son ricos en omega-3 y se recomiendan dos veces por semana!

Aceites de colza, nuez y linaza para sazonar: ¡Son ricos en omega-3! Una cucharada en cada comida, combinada con aceite de oliva que está lleno de antioxidantes.

Un refrigerio inteligente: Dos cuadrados con más del 70% de cacao y una docena de almendras, nueces, avellanas… el bocadillo ideal para asentarse y hacer el bien a su cuerpo.

Día 5: regenero mi hígado

El exceso de grasas, alcohol y azúcar lo ponen a prueba. Después de unos días de descanso del sistema, es hora de darle un impulso con los alimentos que aumentan tu actividad.

Rábano negro excelente escurridor de la vesícula biliar y el hígado, promueve la eliminación de toxinas y desechos y tiene un efecto antibacteriano en la flora digestiva.

La alcachofa contiene varios ingredientes activos que estimulan la producción de bilis. Además, contiene sustancias que contribuyen al metabolismo de azúcares y grasas.

Remolacha contiene betaína, una sustancia con la propiedad de ayudar a digerir y luchar contra la acumulación de grasas en el hígado. Preferiblemente crudo.

Elimina en 10 días las toxinas que consumiste en las festividades navideñas

Día 6: reequilibro mi flora intestinal

¡La navidad representa un verdadero tsunami para la flora bacteriana intestinal! Para mejorar la digestión, luchar contra la hinchazón y aumentar el metabolismo, debe nutrirse y apoyarse.

Más verduras y frutas ricas en prebióticos: Sin digerir, estas fibras específicas llegan intactas a nuestro colon donde las bacterias pueden degradarlas. Las mejores fuentes: ajo, alcachofa, espárragos, remolacha, brócoli, achicoria, repollo, achicoria, cebolla, chirivía, puerro; plátano, cítricos, membrillo, manzana, pera, mango, frutos secos; lentejas, garbanzos, frijoles rojos; trigo integral, centeno, avena.

Probióticos de refuerzo: Estos organismos vivos participan en la digestión, juegan un papel en la absorción de nutrientes y previenen trastornos intestinales como hinchazón, flatulencia, estreñimiento o incluso diarrea. Continuamos consumiendo uno o dos yogures al día, reintroducimos una porción de queso y optamos por el pan de masa fermentada.

Día 7 – Aumenta mi metabolismo

Para esto, es necesario apostar por alimentos ricos en proteínas, que requieren un buen gasto de energía para ser digeridos, y contribuyen al mantenimiento de la masa muscular.

Un desayuno de proteínas: Nos aseguramos de tener todas las mañanas, además de un alimento con carbohidratos, una loncha de jamón o salmón ahumado o un huevo, y un producto lácteo (yogur, queso blanco, petit-suisse, queso).

Carne o pescado para el almuerzo: Variando carnes rojas y blancas, pescados grasos y magros. Una buena porción: 130 g de media.

Un suplemento proteico para la cena: A saber, uno o dos huevos o una loncha de jamón u 80 g de pescado o carne magra. O un plato vegetariano compuesto por una asociación de granos enteros.

Día 8: controlo mi nivel de azúcar en la sangre

Durante una semana, redujimos la ingesta de carbohidratos para obligar al cuerpo a desabastecerse. Revisamos las ingestas de almidón hacia arriba, especialmente en la cena.

Centrarse comer quinua, arroz integral y silvestre, bulgur, pasta al dente, camote, trigo sarraceno y pan de masa fermentada. Evitan grandes fluctuaciones en el azúcar en la sangre, que son favorables para el almacenamiento.

Cereales semi-completos o completos: Ricos en fibra, se asimila lentamente, proporciona más minerales y vitaminas esenciales para el cuerpo y proporciona una satisfacción duradera. De lo contrario, puede optar por las legumbres: gracias, en particular, a su alto contenido de fibra, el cuerpo las asimila lentamente y proporcionan una satisfacción duradera.

Día 9: capitalizo mi tono

Las toxinas se han ido, el sistema digestivo se calma y las curvas se desvanecen… En invierno, es importante evitar cualquier deficiencia que pueda provocar fatiga y antojos.

No más vintage: Es la única forma de llenarse de vitamina C, esencial para el tono y la inmunidad. Reintroducimos vegetales crudos como insumo, cocinamos los vegetales al dente y mezclamos frutas crudas y cocidas.

Color en el plato: Los pigmentos de coloridas frutas y verduras revelan antioxidantes que fortalecen el cuerpo.

Hierbas y especias: Las hierbas son ricas en minerales y vitamina C, mientras que las especias están llenos de sustancias protectoras.

Un poco de carne roja. Una excelente fuente de hierro antifatiga. Contiene buenas cantidades, pero además, se asimila mejor que la del reino vegetal. Dos veces a la semana, preferiblemente magro (filete picado, filete de lomo…).

Día 10: sigo el curso

No se trata de bajar la guardia, a riesgo de ver regresar las curvas.  ¡Para los próximos días y semanas, es esencial tomar buenas resoluciones, es decir, hábitos alimenticios saludables!

Un desayuno de proteínas: Debe contener sistemáticamente, además del producto de cereal, un huevo o una loncha de jamón y un producto lácteo simple.

Proteína animal sin exceso: Ideal una porción de 120 a 130 g en el almuerzo y una adicional (80 g) en la cena. Preferimos carnes magras, y comemos carne roja dos veces y pescado graso dos veces por semana.

Granos enteros y legumbres: Buenas fuentes de energía que no promueven el almacenamiento y aseguran un buen tránsito. Un poco con cada comida, dependiendo del apetito y la actividad. En caso de aumento de peso, se eliminan en la cena.

Frutas y verduras: Deben estar presentes en cada comida, en todas sus formas, crudas y cocidas. Las frutas están limitadas a dos por día.

Alcohol y productos dulces en ocasiones: Deben consumirse con moderación: una o dos veces por semana como máximo, favoreciendo el vino tinto.

Elimina en 10 días las toxinas que consumiste en las festividades navideñas


¡Si te gusta, no dejes de compartir con tus amigos!