Aprende a preparar un rico Borsch


Si te gusta experimentar en la cocina y aprender a preparar platillos típicos de países remotos, esta receta del es para ti.

El Borsch es un plato originario de Ucrania, donde se consume masivamente. No obstante, también tiene sus raíces Europa del Este y Europa Central y también es preparada en Alemania, donde se le llama Borschtsch.

Gracias a los movimientos migratorios de las comunidades judías asquenazíes, este plato logró traspasar fronteras y llegar a territorios que nadie se esperaría, como Argentina, país suramericano donde reside la comunidad judía más grande de la región.

Preparar el borsch es sencillo. Solo necesitarás:

 

  • 5 papas en trozos no muy grandes
  • 1 zanahoria grande cortada en bastoncitos
  • 1 cebolla, cortada en cuadros
  • 1 tallo de apio, en trozos pequeños
  • 1 pimiento verde, cortado en cuadros
  • 2 dientes de ajo grandes, machacados
  • 2 remolachas medianas, cortadas en bastoncitos
  • 300-350 gramos de repollo, cortado en finas tiras
  • 2-3 cucharadas de tomate troceado o tamizado
  • 1 cucharada de aceite balsámico
  • 1-1/5 litro de caldo de carne, pollo o verduras
  • Sal y pimienta al gusto
  • 1 cucharadita de comino en grano
  • 1 hora de laurel
  • Perejil y eneldo picado
  • Un poco de aceite de oliva
  • Crème fraîche o yogur griego para servir

 

Aprende a preparar un rico Borsch

Modo de preparación:

Empieza cociendo las papas y el apio en el caldo y en una olla grande.

En un sartén, calienta un poco de aceite de oliva y echa la cebolla. Cuando esté suave, agrega la pimienta y las verduras, excepto el repollo.

Sofríe a fuego medio por unos 10 minutos o hasta que las verduras estén blanditas. Hacia el final, añade el repollo y el aceite balsámico. Este último sirve para conservar el color de la remolacha. Sofríe unos pocos minutos más antes de retirar la sartén del fuego y reservar.

Cuando la papa comience a ablandarse y antes de que se haga, añade el sofrito con las verduras junto al repollo. De estar muy espesa la sopa, agrega agua.

Deja cocer todo mientras la col se ablande. Añade el laurel, el comino y un poco de sal.

Cuando la sopa esté casi lista, agrega los dientes de ajo machacados, pimienta negra recién molida, perejil y eneldo cortado bien finito. Agregar más sal de ser necesario.

Deja reposar la sopa por 1 o 2 horas como mínimo para que tome más sabor. Si la dejas reposar por un día, mejor aún.

Sirve con nata agria, crème fraîche o yogur griego (el que prefieras). También puedes agregar un poco de jamón cocido cortado en daditos, para tener una versión rusa del plato.

¡Y listo! Ya tienes una deliciosa sopa borsch que te hará sentir que estás en la histórica Kiev o la fascinante Moscú.

Solo recuerda cortar tus verduras en trozos pequeños, como se indicó anteriormente, para que no tome mucho tiempo en prepararse el plato.

Asimismo, no olvides dejar reposar tu borsch, pues esto es lo que le dará el sabor.


¡Si te gusta, no dejes de compartir con tus amigos!

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *