Hay una fusión intensa en el Ártico en este momento


0
Se derriten los estanques sobre el hielo ártico./ FOTO: JEREMY MATHIS / NOAA

El verano apestas está comenzando. Sin embargo, ya los niveles de en grandes franjas del extenso se encuentran en mínimos históricos -para esta época del año-.

Las disminuciones más notables se encuentran en los mares de Chukchi y Beaufort, ubicados sobre Alaska.

“Cada año rompemos un récord del que estamos impactados”, indicó Jeremy Mathis, investigador del Ártico desde hace mucho tiempo y actual director de la junta de la Academia Nacional de Ciencias.

A finales de mayo, el hielo marino del Ártico disminuyó enormemente, y se extendió unas 436,000 millas cuadradas por debajo del promedio. Ahora, la tendencia a la baja continúa, con el hielo marino más bajo registrado hasta mediados de junio.

“Deberíamos acostumbrarnos a estos registros árticos”, enfatizó Mathis. Al tiempo que dijo que “el cambio extraordinario es un hecho. El Ártico está reemplazando cualquier proyección que tengamos por la rapidez con que el hielo marino se iría”.

El en el Ártico cambió

El régimen climático en el Ártico cambió mucho en las últimas décadas.

El Ártico estuvo una vez cubierto con hielo más viejo y más grueso. Pero ahora,  el  es más joven, más delgado y se derrite fácilmente.

“Esto se debe al calentamiento a largo plazo del Ártico”, puntualizó Zack Labe, científico del clima y candidato a doctorado en la Universidad de California en Irvine.

“Las temperaturas del aire ahora están aumentando a más del doble de la velocidad de la temperatura media global, un fenómeno conocido como ‘Amplificación del Ártico’”, detalló.

Este aire cálido significa hielo más delgado y menos resistente que es más susceptible de derretirse durante el verano, puntualizó Labe. Asimismo, dijo que con temperaturas del aire más cálidas vienen los océanos más cálidos.

Labe contó que el Ártico sufre de un círculo vicioso de retroalimentación, donde el hielo brillante y reflectante se derrite, y luego más del océano oscuro absorbe la luz solar. Esto impulsa aún más la . Y los océanos en grandes partes del Ártico son de hecho más cálidos de lo habitual.

Por su parte, Lars Kaleschke, un investigador de hielo marino en el Instituto Alfred Wegener para la Investigación Polar y Marina. Kaleschke, quien ha estado observando el reciente derretimiento con “gran interés”, observó que las aguas en el Ártico del Pacífico y en partes del Ártico interior son más cálidas que el promedio.

“En consecuencia, el hielo más delgado ahora se retira mucho más rápido de lo habitual”, dijo Kaleschke.


La diferencia hoy en día, en comparación con los últimos cientos de miles de años, se reduce al gas que atrapa el calor que satura la atmósfera, concluyó Mathis. Las concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera ahora se están acelerando a velocidades geológicas e históricamente sin precedentes.

Incluso, si la civilización global puede reducir las emisiones de carbono y reducir las temperaturas a niveles que evitarían las peores consecuencias del cambio climático, el Ártico excepcionalmente calentado seguirá sintiendo el calor.


Puede Interesarte:


¡Si te gusta, no dejes de compartir con tus amigos!

0

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *