Penitentes misteriosos vagan por el desierto de Atacama


En una de las más inhóspitas regiones de nuestro planeta los atraviesan el desierto de desafiando las condiciones climáticas más adversas.

Publicidad

Las condiciones ambientales extremas que se dan en esta región favorecen la formación de unas estructuras de glaciar que pueden alcanzar hasta 5 m. de altura, y que por su color blanco y aspecto puntiagudo reciben el nombre de «penitentes».

 

Penitentes misteriosos vagan por el desierto de AtacamaPenitentes misteriosos vagan por el desierto de Atacama

 

Estas condiciones ambientales no son excepcionales de nuestro planeta. También se han observado en lugares tan remotos como Plutón, en el satélite jupiteriano Europa o Marte.

Los penitentes, en forma de afiladas dagas apuntando al Sol, se erigen cerca del volcán LLullaillaco, en el desierto de Atacama, a unos 4000 m. de altura sobre el nivel del mar, en una de las regiones más hostiles del planeta, a merced de la radiación solar y del viento seco.

Publicidad

Penitentes misteriosos vagan por el desierto de Atacama

¿Cuál es el origen de los penitentes?

Los penitentes están asociados a vientos y cambios de temperatura extremos y una fuerte radiación solar. En este ambiente, extremadamente seco, el hielo no se derrite sino que se evapora directamente, lo que se conoce como sublimación.

La luz no incide de forma diferente sobre el hielo, una zona se sublima más rápido que la otra, lo que produce una hendidura curvada como dagas que, a su vez, actúa como concentrador acelerando la sublimación.

A su vez, las impurezas en el hielo actúan como zonas oscuras que absorben más radiación y favorecen una sublimáción más rápida.

Publicidad

¿En estas condiciones es posible la vida?

Un mantra científico es que «donde hay agua hay vida». Incluso en este medio hostil pueden vivir algas. Los científicos observaron unas costras rojas sobre estos penitentes, un posible indicador de vida microbiana. Un invetigación posterior confirmo que se trataba de algas y microorganismos.

Aunque Charles Darwin ya documentó en 1839 la existencia de estos penitentes, esta es la primera vez que se ha documentado la existencia de , muy similares a otras documentadas en ambientes alpinos y polares.

De acuerdo con los científicos, conocer las condiciones ambientales extremas de estos ecosistemas podría darnos pistas sobre otros ecosistemas análogos extraterrestres.

Fuente del artículo: BBC news mundo


¡Si te gusta, no dejes de compartir con tus amigos!

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *