(FILES) In this file photo taken on April 2, 2019 red wine is served at a wine tasting session at the Chateau Carbonnieux in Cadaujac, near Bordeaux, southwestern France. - Red, red wine, goes to my...gut? A study by a team of scientists from King's College London has found that red wine drinkers had a greater diversity of bacteria in their digestive tracts, which is a marker of gastrointestinal health, compared to those who consumed other kinds of alcohol.Their paper, published in the journal Gastroenterology on August 28, 2019, explored the effects of beer, cider, red wine, white wine and spirits on the gut microbiome (GM) and other health indicators in a group of 916 female twins in the UK. (Photo by GEORGES GOBET / AFP)

Estudios revelan que el vino podría ser beneficioso para la flora intestinal

La investigación determinó que se puede obtener resultados similares con el vino blanco.


De acuerdo a un estudio realizado por un grupo de científicos del King’s College de Londres, Inglaterra, las personas que consumen tienen una flora intestinal más diversa que aquellos que consumen otros tipos de .

La publicación Gastroenterology asegura que los investigadores realizaron un estudio comparativo de los efectos de la sidra, la , el vino tinto, el vino blanco y bebidas espirituosas en la flora intestinal y otros indicadores de en una población de 916 gemelas del Reino Unido y los resultados evidenciaron todos los beneficios del tinto en el cuerpo humano.

Y es que el vino tinto tuvo el mayor impacto positivo en la flora intestinal de los sujetos estudiados y también estuvo asociado con la reducción de la obesidad y el colesterol “malo”.

Estos resultados no se establecieron con la sidra, la cerveza ni las bebidas espirituosas. Sin embargo, sí se observó un efecto similar con el vino blanco, aunque en menor nivel.

Estudios revelan que el vino podría ser beneficioso para la flora intestinal

Al respecto, una de las autoras del estudio, Caroline Le Roy, explicó que “Cuanta más diversidad haya, mejor será para nosotros de alguna manera. Serás más capaz de combatir enfermedades y producir más metabolitos de los alimentos”.

Le Roy, igualmente, detalló que aunque habían realizado estudios previos en animales y en laboratorios que mostraron resultados positivos con el vino tinto, nunca se había hecho un estudio de esta magnitud en humanos.

Igualmente, los investigadores, con el fin de lograr resultados más exactos, replicaron el experimento en dos grupos más: En y en Holanda, de aproximadamente 1.000 personas cada uno, y en un grupo final de gemelos en Reino Unido, que les dio la ventaja de poder eliminar factores externos o de confusión, como la predisposición genética y los antecedentes socioeconómicos.

De acuerdo a esta réplica, pudieron determinar que los micronutrientes encontrados en la piel de la uva, los polifenoles, podrían ser los responsables de esta flora intestinal variada, lo que explicaría los resultados similares, aunque menores del vino blanco.

Y es que el vino blanco contiene una concentración 6 o 7 veces menos de polifenoles en comparación con el vino tinto. Sin embargo, ambas bebidas contienen el mismo grado de alcohol.

Estudios revelan que el vino podría ser beneficioso para la flora intestinal

Sin embargo, el neurocientífico del University College de Londres, Nik Sharma, quien no participó en la investigación, advirtió que aunque “el trabajo es sólido”, todavía se necesita más investigación “tal vez utilizando modelos de ratón para establecer la naturaleza de la relación y explorar más a fondo los mecanismos subyacentes”.

Le Roy, por su parte, aunque celebra los buenos resultados con el vino tinto, recomienda no exceder su consumo:

“Beber una copa de vino tinto cada dos semanas es suficiente para tener el efecto beneficioso, lo cual es un mensaje bastante bueno, porque obviamente el alcohol sigue siendo malo para nosotros”, explicó Le Roy, quien agregó que no es necesario consumir esta si ya no se hace, pues los polifenoles también se pueden hallar en varias frutas, vegetales y frutos secos.

“No tienes que beber vino tinto y no tienes que comenzar a beber vino tinto si ya no lo hacías”, detalló Le Roy.


¡Si te gusta, no dejes de compartir con tus amigos!