Conoce al pueblo indígena que inspiró la secuela de Frozen

Disney firmó un contrato con el pueblo sami con el fin de evitar la 'apropiación cultural'


Frozen 2 inicia de una forma muy especial: como lo hizo su antecesora seis años atrás; con un hermoso canto que sitúa al público a las zonas más nórdicas de Europa, lugares cuyos paisajes, culturas y creencias dieron forma al fenómeno cultural de .

Este canto a coro fue escrito por el músico y compositor Frode Fjellheim, quien se inspiró en el antiguo joik de la tradición vocal nórdica, pertenece a la cultura sami, de la cual Fjellheim también forma parte.

En (2013), sin embargo, la colaboración sami se limitó a esa pequeña pieza, la cual también, de acuerdo a los miembros de la comunidad originaria, quedó un poco descontextualizada de lo que son las tradiciones del mencionado pueblo, por lo que para la preparación de la esperada secuela, los productores de Disney pusieron su esfuerzo en recompensar a los samis dentro y fuera de la pantalla.

Conoce al pueblo indígena que inspiró la secuela de Frozen

Sin entrar en detalles para quienes no han visto Frozen 2, la nueva entrega de la historia de la Reina Elsa y la Princesa Anna cuenta con aun más elementos de la cultura sami y, en esta oportunidad, la gigante del entretenimiento estadounidense contó con la asesoría de los líderes del pueblo.

La idea de Disney para Frozen 2 era representar la belleza de la cultura sami y sus creencias en cuanto a la naturaleza, la magia y los elementos, de manera respetuosa. En este sentido, y también para evitar acusaciones de ‘’, el equipo de Frozen 2, incluyendo a sus directores Jennifer Lee y Chris Buck, firmaron un contrato con los samis que beneficiará al pueblo en los próximos años.

El contrato también sirve como referencia a todos los puntos que conectan a la tribu de Northuldra (el pueblo indígena de la película) con los samis, como sus costumbres, la vestimenta e, incluso, su conexión con los renos.

Conoce al pueblo indígena que inspiró la secuela de Frozen
Disney

Igualmente, y así como lo hicieron con Moana, película que contó con copias en maorí, tahitiano y hawaiano, Disney creó versiones dobladas en el dialecto sami.

“El equipo de Disney realmente quería hacer las cosas bien”, explicó Anne Lájla Utsi, directora gerente del Instituto Internacional de Sami, al respecto de la colaboración. “No querían cometer errores ni herir a nadie. Sentimos que se lo tomaron en serio. Y la película lo muestra. En Verddet estamos realmente orgullosos de esta colaboración”.

Ampliamente considerados como la primera población autóctona de Escandinavia, los samis (también conocidos como lapones o pueblo saami) se ubican en la región de Laponia, la cual se extiende por el norte de Noruega, Suecia, Finlandia y la península de Kola, al noroeste de Rusia.

La cultura sami está fuertemente influenciada por las actividades de caza, pesca y la cría de renos. Aunque actualmente la mayoría de los samis practican el cristianismo debido a conversiones ocurridas a inicios del siglo XIII, el chamanismo fue mayoritario hasta el siglo XVIII.

En este sentido, los samis también tenían creencias politeístas.


¡Si te gusta, no dejes de compartir con tus amigos!